centrismo

Una ilustración que representa el centrismo en la política.

Opinión, Política

El mantra del centro en la política

Comparte este artículo:

Hay elecciones próximamente y algunas opciones políticas se identifican con el centro. Por lo que pienso que puede ser interesante hacer algunas reflexiones sencillas al respecto

He oído hasta la saciedad a múltiples políticos y a no políticos hablar de la superioridad de la opción política del centro, pero jamás les he escuchado una razón lógica que respalde sus afirmaciones.

Tengo la impresión de que en España, tras los años de la guerra civil y el franquismo, confundimos un poco los términos e identificamos el centro con la moderación, lo equilibrado, lo mejor. Después de aquellas experiencias, una mayoría de la población no quería identificarse con los comunistas que lideraron el Frente Popular ni con los fascistas y nazis que ayudaron a Franco. Así, el centro y la moderación parecía ser la postura correcta.

Es cierto que el centro y la mitad, o el medio, pueden ser equivalentes entre sí y sinónimos de moderación. Ya Aristóteles decía que entre dos actitudes extremas a las que denominaba “vicios” estaba “el justo término medio”. En español es frecuente oír que “en el término medio está la virtud”.

Pero no es tan sencillo. Fijémonos en las virtudes teologales, la caridad por ejemplo. ¿Es malo ser muy caritativo? De entrada creo que no. ¿Es mejor ser de centro o moderado que ser muy caritativo? Si recordamos las virtudes cardinales que ya describió Platón, podríamos hablar de todas ellas y aplicar el mismo razonamiento, pero para no extenderme, citaré sólo a la justicia: ¿es malo ser muy justo? ¿es mejor ser moderadamente justo?¿qué es ser justo para alguien en el centro político?

¿Inhibirse o tomar partido?

El problema es que definir en la práctica el centrismo es complejo. La moderación es lo adecuado principalmente en ciertas conductas, pero no en todas. Por ejemplo, ser moderado en el comer está bien, no es aconsejable ser anoréxico o bulímico. Pero si ser un comilón es un exceso, ser muy trabajador o querer mucho a la pareja, a los hijos o a su país, no es malo.

La vida y la política son situaciones reales. En ocasiones, se puede tener una posición ambigua, pero con frecuencia hay que tener ideas y posturas claras. Repasemos brevemente algunos puntos básicos de nuestra Constitución, aprobada de forma masiva en 1978:

-Artículo 1, apartado 2: La soberanía nacional reside en el pueblo español”. ¿Qué opina el centro de que sólo una parte del pueblo español decida sobre la soberanía nacional?

-Artículo 2: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española”. Según el centro, ¿pueden los catalanes, vascos y los que sigan apareciendo, romper esa unidad indisoluble? Si lo intentan, ¿se les debe aplicar la ley con todo su peso? No se hizo en Cataluña tras el Golpe de Estado que todos vimos en TV y que cierto tribunal consideró una “ensoñación”. Si indultan a los “golpistas”, ¿harán algo?

-Artículo 3, apartado 1: “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. En el concepto centrista, ¿cómo se implementa el “derecho a usarla” en las escuelas, institutos y universidades de Baleares, Cataluña, Valencia, Galicia, Navarra y provincias vascas? Si no se cumple ese artículo, ¿hay que actuar?

-Artículo 15: “Todos tienen derecho a la vida… Queda abolida la pena de muerte”. ¿Qué hacemos con el aborto? ¿Es el nuevo ser una criatura con toda su carga genética y potencial para llegar a ser si se le cuida alguien como tú, o como Fleming o Mozart? No es una verruga ni un tumor, ni un montón informe de células, como mucha gente dice. Bajo el punto de vista científico el tema está muy claro y no ofrece dudas. Pero una persona del centro político, ¿qué opina al respecto? ¿qué es ser de centro ante el aborto? No lo sé, he oído de todo y no puede ser todo. O estás a favor o en contra. Ante un aborto, ¿se puede ser de centro?

-Artículo 20, apartado 1, a)”Expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones”, c)”A la libertad de cátedra”. ¿Qué hará el centro sobre la Ley de Memoria Histórica o de Memoria Democrática, sobre la discrecionalidad de los “verificadores” o la censura de las plataformas digitales?

-Artículo 33, apartado 1:” Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia”, y en el apartado 3:”Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada… mediante la correspondiente indemnización”. Se terminan de aprobar leyes okupas. Estas personas actúan con frecuencia sin causas justificadas, muchos okupas son sólo okupas de profesión y las autoridades se olvidan de esos propietarios que han pagado impuestos y no los indemnizan por los daños (incluso sicológicos) y perjuicios ocasionados. ¿Hará algo el centro?

-Artículo 30, apartado 1: “Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España”. ¿Cómo es ser de centro en la defensa de España?¿Debemos defenderla de forma moderada, sin que se note y sin crispar?

Podríamos seguir analizando de la misma forma todos los artículos de nuestra Constitución y no podemos ser moderados o tibios en su cumplimiento.

¿Eres fiel una semana sí y otra no, un mes sí y otro no? Usted me dirá dónde está el centro en su comportamiento

Finalmente, para que lo entienda todo el mundo, en las relaciones con tu pareja, en tu fidelidad con ella o con él, ¿dónde está el centro y o la moderación? ¿Eres fiel una semana sí y otra no, un mes sí y otro no? Usted me dirá dónde está el centro en su comportamiento. En resumen, o eres radicalmente fiel o no lo eres, ¿hay fidelidad o no? No existen las medias tintas.

En la mayoría de las situaciones comprometidas e importantes de la vida, hay que tomar partido y definirse. ¿Qué es ser centrista o moderado ante la violencia, la esclavitud de cualquier tipo (física, sicológica o sexual), racismo, injusticias, la libertad en general y escoger la educación para tu hijo en particular, etc? Ser de centro, para algunos, es no crispar, por lo tanto es no enfrentarte a nada, es estar al sol que más calienta, a lo que digan las encuestas, a lo que diga la mayoría, es decir, ceder siempre, y no señalarse ante prensa y televisiones que, masivamente, están casi todas en el mismo espectro político.

La experiencia en España nos ha enseñado que la opción de centro en la idea de no crispar y no posibilitar que los medios de comunicación los tache de derechas, dan lugar a no derogar prácticamente nada que apruebe la izquierda. Resumiendo, la ideología de izquierdas se termina imponiendo. El centro político es conceptualmente equivalente a la NADA y, en la arquitectura social a la que se está sometiendo nuestra sociedad, no sirve para nada, a mi humilde entender. Quien no se quiera engañar, que simplemente abra los ojos y mire de forma objetiva a la realidad que tenemos.


Comparte este artículo:

2 comentarios

  1. Avatar Valentín Garcia Mellado

    De esta forma el centro como tal no existe. Sería, pues, una zona transicional de una postura a otra, y un lugar donde coexistirían zonas moderadas de izquierda y derecha.

  2. Avatar José Luis Vergara Carvajal

    El artículo del Sr. Urdiales me parece brillante.
    Definir, en política, el centro como la NADA es acertar el diagnóstico.
    Los indecisos que reclaman para sí el llamado «centro político» se nutren de indecisos, de la enorme NADA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*