ecircular

Una imagen ilustrativa de la economía circular.

Medio Ambiente, Opinión

El imperativo de la naturaleza: cómo la economía circular hace frente a la pérdida de biodiversidad

Comparte este artículo:

La pérdida de biodiversidad es ampliamente reconocida como un riesgo sistémico que amenaza no solo nuestra prosperidad, sino también nuestro futuro como especie. Para detener y revertir esta pérdida, se necesita urgentemente un cambio transformador en su principal causa subyacente: nuestra economía derrochadora y contaminante. La economía circular está siendo reconocida rápidamente como un marco poderoso para lograr este cambio sísmico, ya que genera valor de manera que reconstruye la biodiversidad y brinda otros beneficios para toda la sociedad

Nuestra economía extractiva, derrochadora y contaminante se reconoce cada vez más como una de las principales causas subyacentes de la crisis de la biodiversidad. La biodiversidad ha subido hasta la cima de la agenda mundial, a medida que el planeta enfrenta su sexta extinción masiva, y las predicciones actuales citan pérdidas de más de un millón de especies en la próxima década.

Cada vez es más evidente que una de las principales causas subyacentes de esta crisis es nuestra economía de extraer-producir-desperdiciar, altamente derrochadora y contaminante. De hecho, más del 90% de la pérdida de biodiversidad se debe a la extracción y el procesamiento de los recursos naturales. En el sector alimentario, por ejemplo, la limpieza de tierras para la agricultura provoca la pérdida de hábitat, mientras que muchas prácticas agrícolas convencionales provocan la contaminación del aire y el agua y la sobreexplotación de los recursos naturales.

En la industria, la producción y el procesamiento de materias primas emite grandes cantidades de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y otros contaminantes. Para detener y revertir la pérdida de biodiversidad, necesitamos transformar nuestros sistemas de producción y consumo. Como sostiene la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes), solo se puede hacer frente a la pérdida de biodiversidad global mediante cambios transformadores en los factores económicos, sociales, políticos y tecnológicos. Esto significa ir más allá de los esfuerzos de conservación y restauración, aunque estos sean cruciales, para transformar fundamentalmente la forma en la que fabricamos, usamos y reutilizamos los productos y los alimentos. En última instancia, significa rediseñar nuestra economía para ayudar a lograr un futuro positivo para la naturaleza, en el que la pérdida de la naturaleza se detenga y se revierta para 2030.

La economía circular ofrece un marco viable para ese cambio transformador. Al desvincular la prosperidad económica del consumo de recursos y la degradación ambiental, la economía circular crea oportunidades para un crecimiento nuevo y mejor, que no solo ayudan a proteger y reconstruir la biodiversidad, sino que también brindan otros beneficios para toda la sociedad.

Este artículo se centra en cuatro sectores clave: la alimentación, el entorno construido, la moda y el plástico, pero el marco se aplica si no a todos, a la mayoría de los sectores de la economía. Juntos, los tres principios de la economía circular pueden hacer frente a las causas fundamentales de la pérdida de biodiversidad:

  • Eliminar los residuos y la contaminación para reducir las amenazas a la biodiversidad. Eliminar los problemas desde el principio es fundamental para reducir la pérdida de biodiversidad. Por ejemplo, eliminar los plásticos innecesarios y rediseñar los productos plásticos para que mantengan valor después de su uso (para su reutilización, reciclaje o compostaje) significa que pueden circular en la economía en lugar de ser desperdiciados y contaminar el medio ambiente.
  • Circular los productos y materiales para dejar espacio para la biodiversidad. La reducción de la demanda de recursos naturales reduce la pérdida de biodiversidad. En la industria de la moda, por ejemplo, mantener la ropa de algodón en uso durante más tiempo reducirá, en la misma proporción, la cantidad de tierra necesaria para cultivar el algodón para fabricar ropa. Esto deja más espacio para otros usos, incluida la preservación de áreas silvestres, que son cruciales para la salud de las poblaciones de vida silvestre. En el sector de la electrónica, el uso de metales reciclados en los dispositivos significa que procesar menos metal del mineral y excavar menos minas, lo que deja espacio para la biodiversidad y evita las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes.
  • Regenerar la naturaleza para permitir que la biodiversidad prospere. La actividad económica puede y necesita reconstruir activamente la biodiversidad. Por ejemplo, los enfoques agrícolas regenerativos como la agroecología, la agrosilvicultura y el pastoreo controlado tienen muchos beneficios. Estas prácticas pueden secuestrar carbono en el suelo y mejorar su salud, aumentar la biodiversidad en los ecosistemas circundantes y permitir que las tierras agrícolas continúen siendo productivas en lugar de degradarse con el tiempo, reduciendo así la necesidad de expandir las granjas para encontrar suelos fértiles.

El momento propicio para la transición hacia una economía circular se está construyendo en los negocios, las finanzas y la formulación de políticas. Cada vez más empresas de todas las industrias están adoptando principios circulares para generar valor, impulsar la innovación y aumentar la competitividad.

En la industria de la moda, se espera que la reventa de ropa sea dos veces mayor que la de la venta para 2030. En relación a los bienes empaquetados para el consumidor, las cadenas de valor se están transformando por la regulación, la presión pública y la innovación. En el sector de las finanzas, el interés en la economía circular está creciendo rápidamente, ya que se considera una parte esencial de la solución para cumplir los objetivos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), al mismo tiempo que impulsa el crecimiento económico.

Pilar clave del Pacto Verde Europeo

Los gobiernos de todo el mundo están acelerando el cambio: la economía circular es un pilar clave del Pacto Verde Europeo y se han promulgado hojas de ruta y legislación referente a la economía circular en algunos mercados clave, incluidos los de China y la UE. Y estos marcos de políticas están surgiendo rápidamente en otros mercados como el de América Latina, con Chile a la cabeza.

Las empresas líderes están comenzando a conectar sus ambiciones de biodiversidad a sus planes de economía circular. La contribución que la economía circular puede hacer para apoyar la biodiversidad no es solo teórica. Las empresas líderes están comenzando a utilizar el marco de la economía circular como un mecanismo de ejecución para cumplir sus ambiciones en relación a la biodiversidad.

Alentamos a otros a seguirlos, utilizando una estrategia de tres pasos. El primer paso es evaluar los impactos y las dependencias de la biodiversidad y establecer objetivos basados en la ciencia. El segundo es identificar las oportunidades de la economía circular que ayuden a alcanzar esos objetivos, algunos de los cuales ya podrían estar siendo perseguidos por la empresa. El tercer paso es colaborar en todas las cadenas de valor para desarrollar soluciones innovadoras que puedan generar cambios a nivel sistémico.

La colaboración entre cadenas de valor puede generar un valor mucho mayor y un impacto positivo mejorado

Si bien se pueden brindar muchos beneficios a través de acciones comerciales individuales, este último paso es esencial, ya que la colaboración entre cadenas de valor puede generar un valor mucho mayor y un impacto positivo mejorado.

Un contexto político propicio, a nivel internacional y nacional, es clave para lograr un cambio transformador. Muchas partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) reconocen que se necesita una acción política urgente para transformar los patrones de consumo y producción. Los gobiernos y las empresas ya están comenzando a trabajar juntos para valorar la naturaleza en los sistemas de contabilidad financiera y económica, ya que el costo de la inacción se siente tanto en las políticas como en la toma de decisiones corporativas.

Para materializar estos cambios, los gobiernos pueden construir un enfoque integral de economía circular como se establece en el documento Objetivos universales de políticas para la economía circular, realizado por la Fundación Ellen MacArthur. La combinación de implementar un Marco Global de Biodiversidad Post-2020 y poner en marcha planes nacionales de recuperación postcovid podría aprovechar el estímulo económico y los flujos financieros para permitir nuevas formas para un crecimiento de mejor calidad, en lugar de simplemente acelerar el modelo lineal actual, que es enormemente derrochador, contaminante y catastróficamente destructivo para los ecosistemas naturales y la biodiversidad.

Las empresas y los gobiernos pueden unir sus ambiciones de crecimiento económico y de hacer frente a la pérdida de biodiversidad al elevar su enfoque hacia la transformación empresarial basada en los principios de la economía circular. Al adoptar este enfoque, crearán nuevas y mejores formas de crecimiento económico, traerán prosperidad social y permitirán que la naturaleza prospere.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*