infierno fiscal

Un dibujo que ilustra el concepto de infierno fiscal.

Opinión, Política

El Gobierno de España ha creado un infierno fiscal que ocupa lugares de cabeza en la depredación mundial

Comparte este artículo:

Los gobiernos españoles llevan más de cuatro décadas subiendo los impuestos, supuestamente para ayudar a los pobres, pero sólo han conseguido que aumenten los pobres y la riqueza de los políticos. El cobro de impuestos abusivos es ya un escándalo en España, donde el gobierno de Pedro Sánchez no para de subirlos, mientras crea constantemente otros nuevos. Ahora se dispone a cobrar por el uso de unas autovías que fueron financiadas con fondos europeos y por las que ya se paga al comprar un vehículo o al pagar impuestos cada año por su uso

La experiencia ha demostrado que la codicia y la avaricia, más que las tendencias tiránicas, son los principales rasgos miserables del gobierno socialista-comunista que preside Pedro Sánchez.

El cobro de impuestos es el capítulo que distingue hoy con más fuerza a la derecha y a la izquierda en España. La izquierda, que está en el gobierno, los sube y pretende subirlos todavía más, mientras que la derecha los baja y pretende reducirlos más cuando esté en el gobierno.

El cobro de impuestos se justifica para financiar servicios públicos y para ayudar a los pobres, pero, en la España que construye la izquierda, los servicios son de escasa calidad, cada día hay más pobres y lo único que se incrementa es el patrimonio personal de miles de políticos y el dinero que manejan los partidos. En España, el numero de políticos mantenidos por el Estado es mayor que los que tienen Francia, Alemania e Inglaterra juntos.

Codicia

Madrid, donde el gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha bajado sustancialmente los impuestos, se ha convertido en la región más próspera de España y en la que más crecen los empleos y la riqueza. Las empresas acuden a Madrid y abandonan anteriores emplazamientos por temor a los impuestos abusivos, entre otras razones.

En general, la codicia de los estados en los tiempos actuales de presunta democracia es superior a la que existía en las viejas tiranías, el feudalismo y los absolutismos.

En 2015, España era el país número 19 de la lista de países que cobran más impuestos en el mundo, pero mientras los impuestos descienden hoy en muchos países para relanzar las economías, en España crecen. España estaba por detrás de Francia e Italia, pero hoy las ha adelantado, no sólo en cantidad sino también en la calidad de los impuestos, que es baja y abusiva.

Impuestos inmorales

La vigencia en España de impuestos que en otros países han desaparecido y se están extinguiendo por ser abusivos e inmorales, como los del Patrimonio y Sucesiones y la injusticia que representa en España el cobro de las plusvalías, claramente de doble imposición, confiscatorias y esquilmadoras, convierten al país en un ejemplo mundial de depredación y expoliación del ciudadano.

España es hoy el único país de Europa que cobra el impuesto del Patrimonio, un claro ejemplo de escarnio y robo legalizado, practicado por un gobierno de codicia irrefrenable. Pagar por el patrimonio que se tiene, por el que ya se han pagado los correspondientes impuestos, es una injusticia escandalosa que ha tenido que desaparecer en prácticamente todo el planeta, menos en España.

El asunto de los impuestos en España no es superficial ni secundario sino vital. El país está al borde de la ruina con un gobierno manirroto y lleno de codicia que renuncia a ser austero, que gasta con locura y que se endeuda de manera suicida, hipotecando el futuro de varias generaciones de españoles. La única vía conocida para reactivar la economía es reducir los impuestos, justo lo que el gobierno social comunista de Sánchez se niega a hacer, despertando la sospecha de que lo que los gobernantes buscan es la ruina de la nación.

Los impuestos, a lo largo de la historia, los han cobrado las clases dominantes para financiar sus guerras, su protección y sus lujos

Aunque no existen datos actualizados, España debe estar ya entre los tres primeros países de Europa que más impuestos cobra, ya que todos, incluso Francia e Italia, que antes estaban por encima, los han reducido para activar la economía.

Los impuestos, a lo largo de la historia, los han cobrado las clases dominantes para financiar sus guerras, su protección y sus lujos. Los países actuales, salvo excepciones, son los que más impuestos cobran en toda la historia, más que los señores feudales y que los antiguos emperadores de Egipto o Persia, con fama de expoliadores.

España, al estar en puestos de cabeza en la depredación fiscal mundial, además de financiar los lujos de la clase dominante, emplea grandes cantidades del dinero de los ciudadanos en comprar voluntades y medios de comunicación y en financiar el propio poder del gobierno, repartiendo oleadas de subvenciones (unos 130.000 millones de euros al año) entre sus empresas y chiringuitos amigos, muchos de ellos promotores del feminismo y la cultura marxista.


Comparte este artículo:

2 comentarios

  1. Avatar Lucia Ramos

    Madrid, Madrid, Madrid…
    tararí que te ví.
    Zona Nacional
    Nacinalismo?

  2. Avatar Angeles Suarez Pozo

    Buenos días:

    He leído su artículo con total atención, para que luego no me diga que no me he enterado de nada.

    Estamos hablando sobre los impuestos.

    En principio,a usted parece gustarle cómo ópera la presidenta de la comunidad de Madrid, por lo que cuenta, reducir los impuestos da trabajo y evita la“ fuga empresarial»

    Por otra parte, crítica la acción del gobierno de cobrar muchos impuestos, incluidos los del patrimonio, y no ver unos resultados positivos en la economía.
    Por otra parte, usted cree que los políticos suben los impuestos para subirse ellos el sueldo, o sea ellos son los beneficiarios.

    Entonces la cuestión a debatir es: más impuestos, más precariedad. Menos impuestos, más beneficios.

    A mí me parece que para saber cómo está el país y cómo funciona la economía y, si lo hacemos bien o lo hacemos mal podríamos divisar otros puntos de vista que fueran más consecuentes con nuestra situación.
    Tendríamos que saber cómo están funcionando las empresas y si son eficaces o no lo son.
    Yo no entiendo cómo podemos mantener una empresa en España que de trabajo en el extranjero.

    Esa es la primera cuestión que me planteo.
    Por ejemplo: una empresa de telefonía móvil contrata a sus empleados en cualquier lugar del mundo, con lo cual, mantenemos la empresa pero está a cambio no nos ofrece trabajo, para seguir gastandolo en la compañía.

    Hoy en día gracias a las nuevas tecnologías de la información cualquier persona que viva en cualquier parte del mundo puede trabajar virtualmente. A mí me gustaría saber si está fórmula del trabajo da beneficios al trabajador o da precariedad.

    ¿Quiénes son los discapacitados laborales que se van a quedar fuera del sistema?

    ¿A cuántos les va a dar la patada el sistema?

    En España vivimos gracias al turismo.

    España no es un país empresarial.

    Pero, hoy en día, gracias a la monitorizacion, los camareros van a ser sustituidos por máquinas.
    ¿Este problema quien resuelve?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*