112 Madrid

Una de las salas donde operan los gestores del 112 madrileño.

Salud

El Gobierno de Díaz Ayuso pone en riesgo a los gestores del 112 frente al coronavirus

Comparte este artículo:

Máxima atención, habilidades sociales, conocimientos sanitarios, eficiencia en la ejecución… Son muchos los atributos que deben tener los gestores telefónicos del 112. Pues bien, los de la Comunidad de Madrid se sienten abandonados por el Gobierno de Díaz Ayuso, que no les surte de mascarillas FFP2 ni de guantes para realizar su trabajo

Los gestores del 112 de la Comunidad de Madrid viven la pandemia con un plus de angustia. Conviene recordar que su labor es capital, porque son la puerta de entrada de la solución para personas que se pueden estar debatiendo entre la vida y la muerte por diversos motivos.

Su gerente, Ángeles Pedraza, no da la orden para que Mantenimiento coloque la señalización vertical y horizontal que ayudaría a mantener la distancia de seguridad en una sala en la que pueden llegar a trabajar a la vez unas 80 personas. De esta forma, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso incumple el decreto de estado de alarma.

Aunque, entre puesto y puesto, hay dos metros de separación, las señales ayudarían a saber cómo moverse dentro y fuera de esa sala para reducir el riesgo al mínimo indispensable.

Un gestor atiende llamadas en el 112 de Madrid.

Además, la delegada de Prevención de Riesgos laborales de Comisiones Obreras en el Servicio 112 de la región madrileña, Minerva Álvarez, denuncia que solo les dan mascarillas quirúrgicas, una por día. «Ese tipo de protección solamente dura unas cuatro horas y nosotros tenemos que trabajar ocho. La gerente tiene buena voluntad, pero se pueden hacer muchas más cosas. Los gestores telefónicos somos trabajadores esenciales y tenemos ya muchas bajas. Si nos quedamos sin personal, ¿quién atiende a esa persona que llama con una urgencia?», afirma.

El 112 madrileño cuenta con una bolsa de empleo, pero según Álvarez, el Gobierno de Díaz Ayuso no está formando a esos demandantes de trabajo. Uno de los grandes problemas es la falta de coordinación entre la Consejería de Justicia, de la que depende el 112, y la de Sanidad, que es la responsable del 061.

«Los ancianos que murieron en las residencias… Eso ocurrió por falta de UCIs libres. De esos polvos vienen estos lodos»

Minerva Álvarez, delegada de Prevención de Riesgos Laborales de CCOO en el 112 Madrid

«El 061 crea el embudo, porque, cuando pasamos una llamada y el médico no la coge, se empiezan a acumular. La Consejería de Sanidad no ha metido a más médicos para que regulen las llamadas que proceden del 112. Hemos llegado a tener más de 100 llamadas en espera», dijo la delegada de Prevención de Riesgos Laborales.

Los gestores telefónicos filtran las llamadas mediante un árbol lógico de síntomas. El problema es que el tapón se mantiene en el 061 por falta de médicos reguladores. «El gobierno madrileño tendría que buscar los medios para formar a los de la bolsa, porque muchas emergencias se han quedado en el olvido por falta de personal», denuncia Minerva.

Otra reivindicación de los gestores del 112 son los test. Se los hacen a las personas que se dan de baja con algunos de los síntomas, pero ¿y si hay contagiados asintomáticos? ¿Y los que estén infectados pero todavía el virus se encuentre en periodo de incubación y, por lo tanto, aparentemente sanos y trabajando?

Pruebas nunca, mal y tarde

«Como no hagan una serología para ver quién tiene anticuerpos, estamos perdidos. A día de hoy, no sabemos cuántos compañeros con síntomas han dado positivo y cuántos negativo», comenta Minerva poniendo de relieve la falta de comunicación y coordinación existente en un servicio tan crucial para la supervivencia de la población.

Los gestores del 112 de la comunidad más perjudicada por la pandemia tampoco cuentan con guantes (una caja de 100 guantes de látex cuesta 5 euros). Geles hidroalcohólicos sí hay. Algunos envuelven su teclado y su ratón con filme de plástico transparente para garantizar su bienestar. «Ya hemos mandado un escrito desde el Comité de Salud Laboral y no hemos obtenido respuesta. Deberían darnos también pantallas protectoras», asevera Álvarez.

En el teléfono único de emergencias de la Comunidad de Madrid trabajan más de 200 gestores. En la misma sala en la que trabaja Minerva están representantes de Bomberos, Policía Nacional, Guardia Civil, Forestal, Summa y Samur. Y cada uno tiene un protocolo de protección distinto ante el coronavirus. Unos tienen mejores mascarillas que otros. ¿Por qué tienen que darse esas diferencias cuando el gran lema inventado por el Gobierno central es Este virus lo paramos unidos?

Una médica del Summa 112.

Los médicos reguladores de llamadas del Servicio de Urgencia Médica (Summa) tienen guardias en el Ifema y eso aumenta la exposición de los gestores. «Algunos llevan la mascarilla cuando están en la sala, pero hay doctores que no se las ponen. Y hacen turnos de 12 y 24 horas«, señala Minerva.

En 2017, los gestores del 112 hicieron un encierro para que el Ejecutivo de la Comunidad cubriera los puestos de trabajo perdidos en la crisis de 2008 y lograron que se contratase a 20 efectivos. También se formó a gente de la bolsa para cubrir las vacaciones… Pero estas medidas no tuvieron continuidad en el tiempo.

Un trabajador del 112 completa el mapa de negligencias que dibuja sobre ellos la Administración competente: «El Ayuntamiento de Madrid ha realizado los test a Policía local y Samur, pero al resto no. Tampoco se les ha suministrado mascarillas FFP2 o FFP3 y eso que el personal de Summa está acudiendo a ayudar en Ifema. Y los bomberos también».

Vivir o morir, una elección terrible

Minerva Álvarez confiesa que esa decisión horrorosa que tienen que tomar los médicos intensivistas para dirimir entre dos pacientes críticos de Covid-19, porque solo uno puede entrar en la única cama de UCI con respirador que queda libre, no es un problema de ahora en la comunidad autónoma de Madrid. Viene de la época de los recortes.

«Eso se lleva haciendo toda la vida por falta de recursos, porque el PP lleva muchos años recortando en personal y en medios. Los ancianos que murieron en las residencias… Eso ocurrió por falta de UCIs libres. De esos polvos vienen estos lodos. Hay que tener personal y medios, lo uno sin lo otro no tiene sentido. Si mejoran nuestras condiciones, mejorarán también las de la ciudadanía«, denuncia la activista sindical.

Un servicio indispensable

Según un informe de la Comunidad de Madrid, un 84,7% llamaría al 112 en caso de necesitar atención sanitaria urgente en casa; un 85,9% en caso de necesitar esa atención urgente en la calle; un 80,6% en caso de accidente de tráfico con lesiones; un 67,5% en caso de incendio o inundación doméstica; y un 42% en caso de agresión o robo.

La utilización del teléfono único de emergencias, desde su implantación en la Comunidad de Madrid el 1 de enero de 1998, se ha ido generalizando hasta contabilizar un total de 86.611.238 llamadas en estos 22 años. Un servicio indispensable que ha sido maltratado por el PP durante años en la comunidad más torturada de España por este virus de alta letalidad.


Comparte este artículo:

One Comment

  1. Avatar Juan roa Sarmiento

    Buenísima información , gracias por informarnos

Comenta la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*