rocio ruiz 4

La consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, a la derecha.

Solidaridad

El Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres denuncia la puesta en marcha del teléfono de violencia intrafamiliar

Comparte este artículo:

La vicepresidenta segunda del CAPM, Andrea Barbotta, recuerda que es una concesión que el Gobierno de Moreno Bonilla y Juan Marín ha hecho a Vox, «un partido que niega la violencia machista»

Las vocales del Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres (CAPM) han mostrado hoy su preocupación por la puesta en marcha del nuevo número de teléfono de violencia intrafamiliar. «Esta medida parece desconocer los recursos existentes. Recordemos que en Andalucía existen un Teléfono de Atención a las Personas Mayores y un Teléfono de Atención al Menor. Bienvenido es el aumento de recursos públicos para combatir cualquier tipo de violencia. Sin embargo, nos preocupa el verdadero motivo y consecuencia de la puesta en funcionamiento de este nuevo número. Sabemos, por declaraciones hechas por el líder del partido de ultraderecha Vox, que niega la existencia de la violencia machista, igualándola al resto de violencias en el entorno familiar», comenta la vicepresidenta segunda del CAPM, Andrea Barbotta.

«Desde hace más de un año, hemos conocido las condiciones, a través de un paquete de medidas, que ha exigido este partido de extrema derecha para sostener al actual gobierno de la Junta de Andalucía. Entre esas 32 medidas, la numero nueve hacía referencia, precisamente, a la creación de este teléfono de violencia intrafamiliar«, añade Barbotta.

Dura crítica

Desde el CAPM, reiteran su condena hacia todas las formas de violencia que se perpetran en el ámbito familiar. Acabar con ellas requiere atender a las causas que motivan cada una de ellas. «Difícilmente acabaremos con la violencia machista si la negamos o la integramos en otras, puesto que ni las causas, expresiones y dimensiones son las mismas», agrega la vicepresidenta segunda.

Dar un trato igual a lo desigual sólo conduce a una mayor desigualdad. La violencia machista tiene su origen en la discriminación histórica y estructural que sufren las mujeres. «Se alimenta de una relación de dominación en virtud de la idea de que los hombres, por el mero hecho de serlo, tienen derecho a someter a las mujeres a sus deseos y voluntad, aspectos que requieren de actuaciones específicas que tengan en cuenta esta realidad», dejan claro desde la CAPM.

Esperamos que, desde la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación y desde el propio Instituto Andaluz de la Mujer, «se unan a nosotras para evitar que se siga invisibilizando a las mujeres», apostilla Barbotta.

Un teléfono polémico

Dieciséis meses después de aquella petición de Vox, la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha presentado la puesta en marcha del Teléfono 900 300 003 sobre violencia intrafamiliar, que entró en funcionamiento el pasado viernes. Ruiz ha defendido firmemente esta nueva vía: «Vox no tiene que ver conmigo. Me atengo a los hechos, a la realidad incuestionable: existe la violencia intrafamiliar y, como consejera, tengo la responsabilidad de ofertar políticas públicas».

El CAPM se configura como un órgano colegiado de participación de las organizaciones de mujeres en las políticas de igualdad de género de la Junta de Andalucía, con el objetivo de canalizar sus reivindicaciones, intereses y promoviendo su participación, adscrito orgánicamente a la Consejería competente en materia de igualdad y funcionalmente al Instituto Andaluz de la Mujer.

Sus funciones son: representar los intereses de las organizaciones de mujeres andaluzas ante la Administración de la Junta de Andalucía; servir de cauce de participación activa de las organizaciones de mujeres de Andalucía; colaborar con la consejería competente en materia de igualdad para el impulso y la promoción de la participación de las mujeres en la vida política, económica, cultural y social; asesorar a la consejería competente en materia de igualdad sobre las disposiciones de carácter general en materias de su competencia que hayan de ser sometidas a la aprobación del Consejo de Gobierno; canalizar las demandas de las mujeres andaluzas; difundir el valor de la igualdad en la sociedad andaluza; defender los derechos e intereses de las mujeres, así como fortalecer el movimiento asociativo y la coordinación entre las organizaciones de mujeres para la consecución de sus objetivos comunes; elaborar cuantos informes considere convenientes para la mejora de la situación de la mujer andaluza y de la sensibilización social en esta materia; colaborar con los diferentes colectivos y organizaciones relacionados con la igualdad de oportunidades y fomentar la interrelación con los órganos locales de participación; y velar por el incremento de la participación de las mujeres en los órganos de gobierno y en los procesos de toma de decisión.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*