salman rushdie

El escritor Salman Rushdie. / AP

Comunicación, Opinión

Cuando interesa no saber

Comparte este artículo:

A Salman Rushdie lo apuñalaron hace pocos días mientras daba una conferencia en Nueva York. Hasta aquí todo ‘normal’. Lo anormal comienza cuando hay que manipular el relato para favorecer los supuestos preceptos ideológicos afines a la línea editorial de un supuesto medio de comunicación

Para elDiario.es, «se desconoce qué motivó al joven de 24 años a agredir al autor de la novela Los versos satánicos. Qué poco saben algunos medios cuando les interesa desconocer la razón de un hecho. Que la secta ideológica a la que pertenecen les siga sin dejar ver el bosque. Son ellos mismos los que se introducen en sus ya ciegos ojos las ramas de esos árboles.

La noticia sobre el apuñalamiento de este escritor en este medio no viene firmada por alguien con nombre y apellidos, sino por el propio periódico, lo que viene a dejar claro que detrás están la parte más alta en la jerarquía de dicho medio. Por lo menos no echan a los leones a un periodista raso ni le obligan a escribir tamaña gilipollez. Dan la cara y ponen el culo.

Un servidor, que ha votado las mismas veces a la derecha que los que componen ese medio de comunicación que tan poco sabe de algunas cosas, se avergüenza ante la sumisión de este medio perteneciente al cuarto poder. Miedo para enfrentarse al islamismo radical, esos mismos que entraron en Paris en la sede de Charlie Hebdo, revista satírica y de corte progresista y se liaron a tiros como un cocainómano ansioso. Si ser progresista es arrodillarse ante el que quiere imponer sus ideas religiosas por medios violentos y no respetar al que piensa de manera diferente, definitivamente me bajo de ese barco. Se nada mucho mejor en las aguas ácratas, menos turbulentas y siempre más dulces. Eso sí, a todo lo que tenga que ver con el catolicismo leña al mono, que se note que nuestro respeto hacia todo tipo de cultos no es el mismo.

Su negocio está en incentivar ese odio

El que esto firma respeta y le repelen todas las religiones por igual. Ustedes prefieren hacer sectarismo ideológico con las creencias de un pueblo como el español donde nadie o casi nadie obliga a otro a pertenecer a su creencia religiosa. Como ustedes sí que pretenden hacer. A veces pienso que, con estas cosas, lo que ustedes quieren es que los que nunca han tenido una ideología conservadora se pasen a ese lado. Su negocio está en incentivar ese odio, de eso viven, como los partidos políticos tóxicos. Pero que les quede claro, no van a conseguir que yo vote a la derecha, por mucho empeño que le pongan.

Con esto no quiero decir que la manipulación y el odio sólo estén en algunos medios supuestamente progresistas. También lo está, como es lógico, en algunos grupos de comunicación presuntamente conservadores. Igualar por lo bajo no es sólo cosa del comunismo. Uno tiene amor y desprecio para todos. Déjennos ser libres. No nos inventen conflictos, ni religiosos ni morales, cuando ustedes desconocen este último concepto. Sólo logran convencer a la berrea reinante por desgracia en nuestra sociedad. No convencen ni a una sola persona que se respete a sí misma y a los demás. Hablan mucho de fascismo últimamente, sobre todo en los medios que se denominan de izquierdas, y son las formas deleznables de este sistema tan lamentable como atroz las que utilizáis para encender hogueras en los corazones ya demasiado calcinados de una población cada vez más empobrecida económica y socialmente.

Ustedes desconocen por qué a Salman Rushdie le han apuñalado, prefieren quedar como tontos antes que decir la verdad, que curiosamente en este caso sí que conocen. A veces se tiran a la piscina sin agua, pero esta vez han elegido morir ahogados para parecer que no sabían cómo abrir la boca para respirar. Siguiendo su juego manipulador, uno podría decir que le siguen bailando el agua al indigno Jomeini y, por ende, actualmente a los talibanes, que siguen los movimientos del sátrapa iraní. Y si no se atreven a atacar a los talibanes por miedo, tampoco podrán seguir haciendo su defensa esperpéntica del feminismo. Tanto ustedes como yo, no somos católicos practicantes, así que yo tampoco pongo la otra mejilla.

Este tipo de medios saben que su credibilidad está por los suelos. Que solo los yonquis compran su mercancía adulterada. Pura droga sin cortar que canta mi paisano Kase O. Coloquen a sus amigos políticos para que éstos les devuelvan el favor de manera multiplicada, pero dejen de dividir al pueblo y que se coloque de la manera que prefiera, aislándose de la realidad que ustedes quieren venderle. No se respira aire más puro que cuando se deja de leer y escuchar mensajes que buscan preocuparnos por cosas que no forman parte de nuestra esencia. Los seres humanos ya nos sabemos distintos y es lo que nos hace interesantes. Infórmenme, pero no me inculquen nada. No me hagan odiar nada que no sea evidentemente odiable. Sigan enriqueciéndose si es lo único que les interesa. Vuestras pobrezas morales convierten en rey al sintecho.


Comparte este artículo:

2 comentarios

  1. Avatar Lucía Ramos

    Al igual que la duda, el mal nos acecha
    Y andan matando o callando bocas.
    No querer saber es como tener hambre
    y no querer comer.
    » Uvas de la ira »
    » En el corazón de los hombres crecen
    los frutos de la ira y se vuelven más y
    más pesados, hasta que están listos
    para su cosecha». John Steinbeck.
    Saludos.

  2. El ejemplo sobre Salman Rushdie en ese pseudodiario es uno mas de los muchos que llevan practicando con no se sabe qué fines. Los 15 periodistas muertos en el 2022 en México tampoco se sabe qué motivación tendrán los asesinos, supongo yo, según ese pseudodiario. Totalmente de acuerdo con el articulista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*