incendio gador la sexta

Dos bomberos tratan de sofocar el fuego en la Sierra de Gádor durante el incendio de 2014. / LA SEXTA

Medio Ambiente, Tribunales

Condenan a Endesa a pagar 8,4 millones a la Junta de Andalucía por el incendio de la Sierra de Gádor en 2014

Comparte este artículo:

La Audiencia Provincial de Almería ha sentenciado que las llamas que arrasaron más de 3.200 hectáreas se originaron por el mal estado de mantenimiento de una línea de baja tensión

La Audiencia Provincial de Almería ha sentenciado que el incendio forestal que, en marzo de 2014, arrasó más de 3.200 hectáreas de la Sierra de Gádor se originó por el mal estado de mantenimiento de una línea de baja tensión y ha confirmado que Endesa deberá indemnizar a la Junta de Andalucía con 8,4 millones de euros por la «pérdida de masa arbórea».

El tribunal de la Sección Primera desestima el recurso de apelación de la compañía eléctrica y ratifica en todos sus pronunciamientos el fallo del Juzgado de Primera Instancia 7 de Almería que concluyó, tras el análisis de la abundante prueba pericial, que el fuego se inició por la «caída de partículas incandescentes» en una línea de baja tensión que «estaba destensada y con material aislante de los conductores deteriorado».

La sentencia, de 15 de junio y a la que ha tenido acceso Europa Press, remarca que la línea de baja tensión era «propiedad» de la empresa y remarca que, como tal, tiene «atribuidas» legalmente las obligaciones correspondientes al mantenimiento de la línea.

«Obligada a revisar»

La Audiencia Provincial, que avala todos los razonamientos de la juzgadora de instancia, apunta que Endesa está «obligada a revisar cada año los elementos de aislamiento de las líneas que pasan por terrenos forestales de conformidad con lo previsto en el artículo 23.2 del Reglamento Forestal de Andalucía, y con el punto sexto del convenio de colaboración con la Consejería de Medio Ambiente.

Añade que su responsabilidad yace no solo en el hecho de que la línea, localizada en el término municipal de Alhama de Almería, estuviese destensada y con el material aislante de los conductores degradado, sino también en el irregular mantenimiento «de la zona existente bajo la misma».

Rechaza el tribunal de la Sección Primera en su fallo, contra el que cabe interponer un recurso extraordinario de casación ante el Tribunal Supremo (TS), que se haya «acreditado» por parte de la compañía eléctrica la «injerencia de causa extraña» que alega.

En concreto, la sala, una vez examinados los informes periciales obrantes en las actuaciones y las fotografías existentes en los mismos, subraya que no existe «rastro alguno de ninguna máquina, tipo pala excavadora, o de trabajo en altura, pues ninguno de los presentes el día del siniestro, ni en días inmediatos anteriores o posteriores, vio u observó ninguna».

Excusas sin fundamento

Añade que, a la zona donde se originó el fuego, «solo se puede acceder» bien por la valla de un cortijo particular, o por el camino de servidumbre «cerrado por una puerta» al tiempo que afirma que el particular «ha acreditado que no posee máquina alguna» de las características expuestas por Endesa, «sino únicamente tractores de labranza».

«Tampoco consta que ningún vecino haya accedido a la zona ni antes ni después con maquinaria del tipo que describe la demandada, que es la única que lo manifiesta, sobre la base de rodaduras existentes en el camino, un mes y cuatro días después del siniestro, una vez que habían pasado por allí tanto los equipos de extinción de incendios como los vehículos de su propia empresa a reparar provisionalmente la línea, como consta por las fotografías de los empalmes provisionales», indica.

La sentencia alude, asimismo, a la «denominada escombrera» esgrimida también por la compañía y recoge que «no es otra cosa sino restos de una edificación derruida mucho tiempo atrás y que no ha sido retirada», a lo que suma que, como afirma el agente de Medio Ambiente que depuso como perito, «lo que hace es ralentizar el fuego y no avivarlo».

«No se observa vestigio alguno por las fotografías más allá de pequeños cristales, botellitas, algunas latas y maleza, sin poder olvidar que estamos en la sierra, y la fuerza del viento en tal paraje que el propio perito comprobó a la mañana del siniestro, que era 62 kilómetros a la hora», traslada el tribunal.

En esta línea, hace referencia a que los testigos del siniestro confirman que el viento era de «gran intensidad y magnitud» y subraya que también ha quedado acreditado que, precisamente, la línea «había sido objeto de reparación, como consecuencia de reclamación, retensándose», lo que, según destaca, «pone de manifiesto que previamente en 2011 esa línea ya se había destensado, como basta observar la antigüedad de los postes en las fotografías».

«En el presente caso, la Sala, en modo alguno, puede considerar que tanto los razonamientos, como la valoración de la juzgadora de instancia en algún momento resulte ilógica o irrazonable y mucho menos arbitraria, sino que se comparte plenamente por la Sala misma, de que el incendio fue a consecuencia de la caída de partículas incandescentes desde la línea de baja tensión propiedad de la demandada, que además tiene atribuida como propietaria de la línea las obligaciones legales correspondientes al mantenimiento de la misma», finaliza.

Con respecto a la cuantía de la indemnización, que incluye los intereses legales devengados desde que se interpuso la demanda en 2015, Endesa alegó la inexistencia de daños por posibles perjuicios en productos maderables, dado que los montes afectados «tenían una vocación eminentemente protectora, respecto al que ni realizaba ni se tenía previsto realizar ningún aprovechamiento comercial de la madera allí existente».

Endesa consideró que podría existir un «enriquecimiento ilícito» de la Junta de Andalucía, porque el daño no se ha acreditado que «sea real, cierto y efectivo», pero la Audiencia Provincial mantiene que el concepto de perjuicios en masa maderable «no tiene que ver con la madera».

«El concepto de perjuicios en masa sin aprovechamiento comercial lo que tiene que ver es con dotar a la sociedad de servicios ecosistémicos, protección de la naturaleza y protección del suelo, por lo que los perjuicios se calculan en base exclusivamente a la superficie afectada y a la edad de la masa. Lo que se está valorando es la pérdida del valor del suelo como consecuencia del valor del arbolado», concluye la sentencia.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*