illa simon sanchez

Fernando Simón, Pedro Sánchez y Salvador Illa.

Opinión, Política

Cómo hacerles razonar a nuestros representantes políticos

Comparte este artículo:

Con la crisis política y económica que nos asola en todo nuestro territorio nacional y la catastrófica pandemia de la Covid-19, debemos hacerles pensar a nuestros representantes políticos para que verdaderamente reaccionen y se interesen por los gravísimos problemas que desuelan a los ciudadanos. La falta de trabajo, debido a los cierres de miles de empresas, está propiciando cuadros dantescos en miles de familias que, desesperadas, hacen colas para que muchas organizaciones, en barrios, pueblos y ciudades, puedan proporcionarles el pan de cada día 

Los ciudadanos estamos hartos de las cortinas de humo que ustedes, nuestros dirigentes, provocan para que no les falte la mamandurria. Temas como monarquía o república para exacerbar los ánimos de algunos y encender más la chispa de los numerosos conflictos que tenemos en nuestro territorio. Mientras, el pueblo pasa calamidades y miserias: por favor dialoguen, sean respetuosos, no se insulten en el hemiciclo y actúen con responsabilidad. ¡Hay tantísimos problemas diarios que solventar!  

Es inadmisible que cada uno de los partidos políticos que conforman nuestro parlamento miren a su ombligo y no se vuelquen fundamentalmente en lo básico, que es el bien de cada uno de los ciudadanos, que fuimos los que les votamos. 

Me da vergüenza al ver actuaciones en otros países de nuestro entorno, por ejemplo Italia, donde miran por la economía de su país ahorrando en sueldos innecesarios y abrochándose el cinturón. Es el caso de la reducción del número de parlamentarios. El referéndum constitucional de Italia del 20 y 21 de septiembre ha resultado con victoria del sí. La cifra de parlamentarios se reducirá a un tercio y ahora, con la Covid-19, se ahorrarán muchos sueldos que beneficiarán a todos los ciudadanos italianos. 

Vigilar los sueldos

¿Y aquí en España? Pocos medios han dado difusión de esta actuación de los italianos. Seguro que se buscará justificaciones y escusas, pero la realidad la sabemos todos. Es inaudito que no se vigilen los sueldos y las dietas de nuestros representantes, se los controlan ellos mismos, que por cierto los pagamos cada uno de los españoles con nuestros impuestos. ¿Por qué no se plantea ahora en el Congreso la necesidad de suprimir instituciones con duplicidades, asesores políticos, coches oficiales etc., en vez de sacar temas que no interesan y centrarse en la situación crítica que estamos? 

Por favor apartemos la demagogia. Necesitamos urgentemente el dinero para invertir y ayudar a esos miles de autónomos a salir de la ruina que tienen. Y esa millonada de euros que se invierte en nuestros políticos, que son servidores del pueblo, tiene que ir a socorrer al pueblo. Por último, recordar a nuestros gobernantes que deben estar muy bien preparados, formados para dirigirnos y sacarnos de esta debacle que se nos viene encima. 


Comparte este artículo:

5 comentarios

  1. Muy bien expresado. Claro y conciso. El mensaje no deja lugar a dudas.

  2. Avatar M Carmen

    Muchísimas gracias por tu claridad en tu exposición y sobre todo por decir lo que la mayoría de los españoles pensamos.

  3. Ojalá lo lean a los que va dirigido, aunque visto lo visto lo mismo ni lo entienden y eso que esta bien claro!!!

  4. Avatar Joaquín

    Una publicación muy clara de lo que por desgracia ocurre. El ser político hoy día es un negocio, los beneficios se consiguen de donde sea y a costa de quien sea. Así de claro. No mandan los amores a país o patria, solo manda el amor al bolsillo. Es una pena, pero así es.

  5. ????.Su artículo como siempre genial claro y directo Estos políticos sólo quieren mandar no piensan en la gente, en el pueblo, en el trabajador pero por desgracia tenemos lo que se ha votado..Pregunte por la calle la gente piensa que lo hacen bien y que todo esta correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*