maletines

Así son los maletines 'Speedy Bag'.

Política, Salud

Caso Maletines: Guerrero confesó a Bendodo: «Nunca me ha pasado un hecho como este, de tanta envergadura, que quieran robar al erario público»

Comparte este artículo:

En la transcripción de una conversación telefónica entre el empresario ovetense Félix Guerrero y el consejero de la Presidencia, que aparece en el informe de la UDEF al que ha tenido acceso EL LIBRE, el primero detalla al segundo cómo Manuel García Gallardo y Guillermo González Pérez, en nombre de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, quisieron inflar el precio de los 107 maletines ‘Speedy bag’

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha señalado directamente en su atestado a Antonio Sanz, viceconsejero de Presidencia y, por lo tanto, número dos de Elías Bendodo.

La UDEF considera que el tráfico de llamadas entre Antonio Sanz y el que era asesor de la consejería de Salud, imputado en el caso, era «relevante» e «inusual». Este exasesor, llamado Guillermo González Pérez, fue destituido por la Junta tras una investigación por las mordidas millonarias. La Junta tardó tres meses en denunciar la situación a la Justicia.

El atestado del organismo policial al juez describe 16 comunicaciones entre mensajes de whatsapp y llamadas en una fecha –septiembre de 2020– que la investigación considera relevante para la contratación de los productos sanitarios ofrecidos por el empresario asturiano que denunció los hechos. Además, algunas de las comunicaciones se producen después de que este empresario ya hubiera manifestado a Elías Bendodo la situación y la petición de las comisiones millonarias.

La Policía cree que Antonio Sanz, tras haber sido informado por Bendodo de la situación, se puso antes en contacto con el denunciado (el exasesor) que con el denunciante (el empresario asturiano), algo que para la investigación policial es «incomprensible». También considera «incongruente» este número de llamadas con las declaraciones realizadas tanto por Sanz como por González Pérez en las que aseguraban que prácticamente no se conocían. Sin embargo, hay llamadas de una larga duración entre ambos.

«Nuestra oferta urgente se basó en las necesidades de la Junta de Andalucía, para tu información, ¿vale? Que se basaba en 107 maletines y un suministro para hacer durante tres meses el control de hasta 100.000 pacientes por semana de PCRs«, le dice Guerrero a Bendodo. Entonces, el empresario asturiano recibió un correo que decía que «se tenía que hacer a través solo de una persona de la Junta». A continuación, el resto de la conversación:

-FÉLIX GUERRERO: La persona de la Junta, técnica, se llama María Jesús Pareja Megía. Te lo confirmo por WhatsApp todos los datos, si quieres…

-ELÍAS BENDODO: María Jesús Pareja Megía, sí…

F. G.: Es la directora gerente del Área de Gestión…

E. B.: La directora del Área de Sevilla…

-F. G.: Correcto. Esta es la que, en principio, le presentamos el producto. Lo iba a validar y valorar y estuvieron hablando técnicamente con mi compañero, que era el director de la empresa coreana PCL CHIP (o algo parecido, según la transcripción policial) que nosotros tenemos la distribución exclusiva de los productos in vitro y de este producto famoso, que es un producto que se llama Speedy bag, que es un maletín PCR.

-E. B.: Vale.

-F. G.: A partir de ahí es cuando, de repente, aparecen las empresas o el intermediario famoso que te he comentado, porque fue el que nos cerró la reunión previa a que yo te enviase la documentación.

En la misma conversación, más adelante, Guerrero lanza a Bendodo el nombre de los intermediarios:

-E. B.: Pero, dime, dime, ¿quiénes eran esos intermediarios?

-F. G.: El intermediario es, para tu información, Manuel García Gallardo.

-E. B.: ¿Manuel García Gallardo?

-F. G.: Conocido empresario de Jerez, porque está investigado y condenado a 10 años de prisión. Con dos empresas actuales…

-E. B.: Condenado… ¿condenado a 10 años de prisión?

-F. G.: Sí (risas). Sí, sí… Para que veas dónde me meto, ¿eh? Con dos empresas que ha utilizado, que son Makphar y Avicaribe. Avicaribe es fuerte, porque tiene 9 millones en la sociedad de fondo de comercio. Pero bueno, se me pasa la solicitud a través de Makphar…

-E. B.: Pero que el SAS te obliga… María Jesús te obliga (ininteligible) con él en vez de con ella directamente…

-F. G.: No, no. María Jesús no ha intervenido en la obra, ¿eh? Te repito, María Jesús lo valora…

-E. B.: (ininteligible).

-F. G.: Sí, María Jesús es la técnica. Y luego esta empresa, Makphar, me dice que tengo que pasarlo a través de ellos, porque el único contacto ahí tiene que serAhí es ya donde tú tienes que intervenir. Es Guillermo. El correo que tengo es ‘Guillermo Mon González’.

-E.B.: Guillermón González…

-F. G.: Te leo, te leo el correo de él, de esta gente: Estimado Félix, hemos estado trabajando la oferta de los Speedy bag con la Junta de Andalucía y habría que presentar en los siguientes términos y cambios. Separadas las dos…

-E. B.: Pero, perdóname, este Guillermo González, ¿es de la Junta de Andalucía?

-F. G.: Sí, en efecto. Yo lo he buscado por internet y me parece que está en gabinete… de asesor o algo.

-E. B.: ¿Del consejero de Salud?

-F. G.: Sí, en efecto. Ahí, ahí, ahí…

-E. B.: Vale.

Entonces, llega el momento clave de la conversación, cuando Félix Guerrero narra a Bendodo cómo Guillermo González quiso inflar el precio de esos 107 maletines:

-F. G.: Me dice en el correo: «Estimado Félix, hemos estado trabajando la oferta de los Speedy bag con la Junta de Andalucía y habría que presentar en los siguientes términos y cambios. Presentar la oferta separada en dos documentos: por un lado, los 107 maletines de los famosos PCRs y los PCRs consumibles. En relación al precio que debemos ajustarlos a lo siguiente…». A lo siguiente, que de mi oferta que pasé de 19 millones se han columpiado, con nombres y apellidos, en 24.457.000 euros.

-E. B.: Es decir, que en vea de pasar tú la oferta por 19 millones de euros, ¿te piden que la pases por 24 millones?

-F. G.: ¡Cinco millones, Elías!

-E. B.: Joe…

-F. G.: Yo no entro en ese juego ni entraré nunca. Y me conoces…

-E. B.: ¡Hombre!

-F. G.: Yo lo que he conseguido en mi vida, ya me conoces, es gracias a mi esfuerzo, como tú.

-E. B.: (ininteligible).

-F. G.: Pero, repito, que yo no conozco a esta gente. Lo primero, que aquí el que está manejando esta operación es el famoso Guillermo, que es, me parece, lo que yo llamo un cachorro. Es joven, porque yo me metí en internet, es un tío de 30 y pico de años. Yo no sé qué potestad y poder tiene en la Junta.

-E. B.: ¿Tú tienes las fotos? Si tienes las fotos, mándamelas.

Prosigue la conversación telefónica y Guerrero confiesa que Manuel García Gallardo es el que le propone la mordida con el OK de Guillermo González Pérez:

-E. B.: Manuel es el que te dice que, en lugar de 19, 24…

-F. G.: Eeeso, eso, eso… Y que está cerrado con este famoso hombre. Y luego, para tu información, porque yo creo que, Elías, esto… es como cuando mueves… aquí en Asturias decimos un árbol. Aquí esto no creo que salga de él, lo primero. Es decir, no creo que un hombre de este calibre tenga el poder de decisión tan grande en una inversión tan fuerte. Es decir, si el producto vale, que María Jesús tenga la potestad de decir que es un productazo, perfecto. Que está corroborado por el Ingesa, perfecto. Por el Consorcio de Cataluña, perfecto. Pero que la Junta decida si, en efecto, esto es un productazo y yo pueda negociar con vosotros directamente. Y no pagar…

-E. B.: (ininteligible)… Sinvergoncerío, una vergüenza.

En el final de la conversación, el empresario asturiano sospecha que, detrás de García Gallardo y González Pérez, puede haber altos cargos de la Junta implicados. Llama la atención una cosa: Félix Guerrero le dice a Bendodo que puede tirar de la manta, es decir, denunciar el caso a Fiscalía, pero el consejero de Presidencia no le dice que sí, que lo haga, sino simplemente que le mande «las fotos» y que «se pondrá en marcha»:

-F. G.: Yo creo que esto está más… arriba. Yo, si quieres, puedo tirar de la manta, como digo yo, y a ver dónde acabo. Pero que… con tu conocimiento, lo que tú me digas, yo haré, Elías. Lo primero es amistad, pero quisiera que, si entro en la Junta de Andalucía, es porque tengo el mejor producto y puedo ayudar a la Junta como a otras comunidades en esta pandemia con un productazo. Pero, como digo yo, directamente con vosotros. Sin intermediarios ni pagando comisiones a nadie.

-E. B.: ¡Hombre, hombre! ¡Eso es una vergüenza! Eso eran otros tiempos y otros partidos. Bueno, déjame que yo me ponga en marcha, ¿vale?

-F. G.: Sí, yo lo dejo en tus manos. Yo, si quieres, manejo y tiro de la manta como…

-E. B.: (ininteligible)… Mándame las fotos (inaudible).

-F. G.: Vale, yo te mando la foto del Guillermo. Yo, en principio, ni voy a contestar a este correo ni voy a coger más llamadas. Si te parece, es decir…

-E. B.: Me parece bien.

«Tengo 53 años y nunca me ha pasado un hecho como éste»

En el diálogo final de la conversación, el empresario ovetense subraya a Bendodo lo insólito del caso, algo inédito en su trayectoria empresarial:

-F. G.: Venga, yo lo dejo en tus manos y, si quieres, en efecto, hablamos si no el jueves o el viernes que es… el jueves estarás liado. Si quieres yo voy tirando de la manta y digo, pues bueno, a ver si pican algo más.

-E. B.: Me parece lamentable esto, lamentable…

-F. G.: Ya lo sé, ya lo sé. Repito, yo gano los concursos a nivel público, tengo 53 años recién cumplidos el 1 de septiembre y nunca me ha pasado un hecho como este, de tanta envergadura, que quieran robar al erario público, a la Junta de Andalucía y al final a mi empresa, 5 millones de euros…

-E. B.: Escúchame…

-F. G.: ¡Cinco millones de euros, Elías! Que se dice pronto, Elías, ¿eh?

-E. B.: Bueno, estamos en contacto.

-F. G.: Venga, y perdona por la urgencia, pero bueno, yo creo que el motivo de la misma era necesario comentártelo, Elías. Venga, un abrazo, Elías.

-E. B.: Hasta ahora, hasta ahora.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*