Ancianos disfrutan de un paseo.

Ancianos disfrutan de un paseo.

Opinión

Atención y defensa de nuestros mayores (sociedad deshumanizada)

Comparte este artículo:

En los diferentes periodos de la historia y en las civilizaciones más antiguas, la credencial del anciano en la sociedad fue de una categoría transcendental para la mejora de la misma, defendiendo unos valores que mantenían más fuerte la armonía y el respeto entre todos

Ciertamente es inadmisible que, en esta sociedad, no tomemos conciencia de apoyo a este conjunto de personas que tantos beneficios nos aportaron y que permitieron con su labor y energía gozar de la libertad y el progreso obtenido.

Las personas somos seres con unos espacios desmedidos. En nuestra sociedad materialista y deshumanizada, existen individuos que nos emocionan y nos avienen. Si vagamos por este orbe, como todos hacemos, con respeto y miramos con el alma a los que tenemos a nuestro alrededor, habremos adquirido lo que en tantos años de prosperidad no hemos alcanzado.

Poseemos una sociedad manejada con invenciones para satisfacer necesidades aplicadas que supuestamente atraigan, pero en lo más íntimo permanece la desdicha. La convivencia diaria, la valoración y reconocimiento a cada persona por lo que es y cómo es, sería el gran éxito que deberíamos de tener vigente en cada situación. Es nuestro deber superarnos y ser mejores a diario ¡Cuánto tenemos que aprender de los mayores! El ser humano es digno de la mayor admiración.

Precisamos en nuestro entorno emprender opiniones, concertar impresiones y recobrar la alegría. Todos necesitamos de personas que nos atiendan atentamente, la soledad en la aglomeración es desmedida, pero todo estriba fundamentalmente de esa energía íntima, que origina esos cambios en nuestras vidas. Si transferimos ternura, se logra un juicio más hondo en situaciones que se muestran de forma periódica, amontonando lo que el tesoro no puede alcanzar.

El 40% de los ancianos son escasamente visitados por sus familias en residencias, con la excusa de sus obligaciones laborales y vacaciones

Continuamos sin establecer unos criterios para poder resolver esta traba con efectivo logro y ser implacables ante actuaciones inhumanas dirigida a esta colectividad casi relegada por todos, fundamentalmente por nuestros gobernantes. La violencia y el maltrato a las personas mayores son más arduos de detectar. El no tratarles como se merecen suele producirse en ambientes familiares o residenciales poco vigilados. Estas circunstancias hacen muy difícil sacar a la luz este gravísimo problema social. Junto a esto, tenemos la gran complicación de miles de personas que viven en la más absoluta soledad, en sus casas y que debido a sus limitaciones no pueden desarrollar una vida normal.

Como referencia puedo afirmar en las últimas estadísticas que el 40% de los ancianos son escasamente visitados por sus familias en residencias, con la excusa de sus obligaciones laborales y vacaciones. En Navidad, fechas tan cercanas y llenas de recuerdos para ellos, sólo el 16% salen de dichos centros para estar con sus cercanos, el resto se quedan en la más estricta soledad, abrigados en el recuerdo.

Las Administraciones con estas competencias no están respondiendo de forma concluyente, es evidente que no se realizan los esfuerzos precisos para acabar con esta lacra que nos asola y que tan escaso apoyo general tiene. No quiero pensar mal, pero dejar a los ancianos al margen porque ya no nos aportan beneficios rentables, dice mucho de la sociedad que con grandísimo esfuerzo ellos construyeron para nosotros. Sintiendo el amor, que es testigo de la felicidad, conseguiríamos una sociedad más atractiva y humana. Por favor, difundamos y hagamos campañas para que no olvidemos este grave problema de nuestros mayores.


Comparte este artículo:

3 comentarios

  1. Avatar Joan López Ferré

    El maltrato, el abuso, a los mayores está al orden del día. No solo es el abandono, es el abuso psíquico, físico y financiero. Muchos mayores acaban esquilmados por sus familiares más cercanos. Es una epidemia.

  2. Avatar M Reyes Fdz Loaysa

    Lo que no saben esos familiares – hijos en su mayoría- es lo que se pierden para su propia humanidad. Lo que yo he recibido de mi madre y lo que he adquirido de amor desinteresado, dándole a ella mis cuidados y cariño, mi tiempo, sí, pero que además solo es corresponder xq ella me lo dio antes. Nada tendría si mis padres (padre y madre) no me hubiesen traído al mundo, amado, educado, cuánto les quiero.

  3. Tremendo que haya entidades públicas tutelares como la Agencia Madrileña para la tutela de Adultos ( AMTA)que lleve desde 1995 maltratando ,estafando, abandonando a sus tutelados y represaliando a los familiares que denunciamos.
    ¿Hay algo más terrible que te impidan cuidar de tu madre,te impidan verla en un hospital, que se muera y no puedas velar su cadáver y ni siquiera te avisen de su fallecimiento?
    Los medios callando y sin darnos voz a pesar de haber conseguido la reforma de una ley.
    La AMTA sigue actuando con total impunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*