Juan Ramón Lucas

El periodista y escritor Juan Ramón Lucas.

Cultura, Opinión

‘Agua de luna’ saca a la luz los mecanismos de las redes de seducción, captación y conversión de una generación joven que busca su destino

Comparte este artículo:

Un destino que se tuerce, como todo en la vida. Esta es la dedicatoria de Juan Ramón Lucas en este libro imprescindible: «A Eduardo Lucas Noriega, que lo supo antes que nadie, pero no vivió para disfrutar su victoria. A mis hijos artistas, que son Greta (Merche puso el espíritu me regaló el lunar); Juan, el carácter; y Ana, la profesión y el brillo al final de la historia. A Sandra, que abrió generosa su vida a Greta. Y eso era imprescindible. A las mujeres y los hombres que a la luz o escondidos, de uniforme o sin él, se juegan la vida o renuncian a ella para que todos podamos estar seguros A mi padre Noriega y a mi madre Lebrato, simplemente por la deuda impagable»

Cuando se han cumplido años donde se refugian las experiencias propias de una criatura inocente como hijo de la guerra. La larga lucha por participar en favor de la democracia de la manera y forma de todo un proceso que termina por alimentarse del desencanto. En tanto renuncia a ser hidalgo para qué, cuando las uvas se han ido escurriendo por el zumo. Cada día que transcurre bajo el peso machacón de la idiotez y la mediocridad se pueden afrontar con parecidos criterios para no morir de aburrimiento. Pues leer con cuidado noticias como este fragmento que copio del diario El País: «Ex alumnos de los maristas de Vigo denuncian el horror de un colegio con cuatro pederastas en los años sesenta«.

Ocho víctimas relatan «abusos institucionalizados y violencia sádica» en el colegio El Pilar y aseguran que los sufrieron cientos de niños. La orden ha abierto una investigación y se pone a disposición de la afectada consideración con el convencimiento de que toda mentira no deja de ser quimera de los intereses creados. Siempre el dinero dominando por los muchos ejemplos que se enarbolan con astucia para convertir y poder manejar los calculados poderes.

¿Cuántas veces ha podido el expresamente Mariano Rajoy inquietarse viendo la importante y crítica película Todos los hombres del presidente, si lo compara con el guiso y el negocio político de La cocina casera? Porque, según se viene mostrando, el caso puede superar esta magnífica obra cinematográfica interpretada por Dustin Hoffman y Robert Redford, dos jóvenes periodistas del diario The Washington Post cuando Carl Bernstein y Bob Woodward comienzan a investigar lo que parece ser un simple allanamiento del cuartel general del Partido Demócrata en Washington. Sus descubrimientos desencadenan el llamado caso Watergate que provocó la dimisión del presidente Nixon.

Pero, en este revoltijo de escándalos y a modo de thriller, resulta muy importante la estremecedora novela de Juan Ramón Lucas, que nos cuenta la historia personal de un puñado de personajes envueltos en un conflicto en el que van de la mano los intereses, la venganza, el idealismo, la religión… y la búsqueda de paraísos soñados. La estructura de la novela combina capítulos narrados en tercera y en primera persona, utilizando distintas formas de suspense para mantener al lector atado al libro.

Y es que vivimos y padecemos un mundo corrompido, convirtiendo a las jóvenes generaciones que, entre la curiosidad y la búsqueda del espacio que necesitan para protagonizar ese necesario papel protagonista, exclaman: «Pienso por mí mismo, luego existo». Las apuestas son tentadoras, depende del gusto de cada cual y del espacio como protagonistas de la desorientada visión social. Ahí está el detalle, exclamaría Mario Moreno Cantinflas. Mas lo triste es que el estado de sitio de algunos partidos políticos no es una simple broma de mal gusto. Sobre nuestras mentes de lectores serios, sin género de dudas es esta. Luego, ¿cómo podemos escapar de esta gran mentira de la sociedad rompiendo los platos donde comen las pandillas de obedientes ciervos, muchos de ellos periodistas?


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*